sábado, 16 de junio de 2007

SE ESTUVO TAN BIEN AHÍ


Como ya "sabéis", estoy en Madrid desde el lunes pasado. Recién cumplidos los 36 años -lteralmente, en el aire-, llegaba yo a esta tierra llena de asombros de todos los colores. Aquí guardo muchos afectos. Entre ellos, el poeta, director, actor y amigo Alejandro Aura, que precisamente el día 12 presentaba su libro SE ESTÁ TAN BIEN AQUÍ dentro de la colección mexicana Calamus, publicada por Amigos de Editorial Calamus y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, en el Instituto Cervantes de Madrid.
Desde que salía del aeropuerto Benito Juárez, en D.F., sabía que la primera actividad cultural a la que asistiría en estas vacaciones en España sería ésta. Isabel se animó a acompañarme, y mientras la esperaba en la puerta del Cervantes en la calle de Alcalá, veo acercarse a un antiguo conocido... "¡Qué alegría Kico, pero si hacia cási tres años que no te veía!". Adentro, más caras familiares me hicieron remover los archivos de la memoria y los afectos. El poeta Tomás Segovia y su compañera Ma. Luisa Capella, siempre tan cariñosos; Enríque y Alejandro Krauss, recién aterrizados como yo; Milagros, que no salía de su asombro al verme por ahí... Era como si simplemente no hubieran pasado los años ni tantas cosas se hubieran transformado desde que volví a México hace más de dos años.

Y ahí estaba Alejandro, del lado izquierda-público, derecha-actor de la mesa mirando con risueña sonrisa a los que, espectántes también le mirábamos. No pude evitar recordar la primera vez que me senté a su lado para leer en público en el año 2001. Él había sido nombrado poco tiempo atrás director del Intituto de México en España, organismo oficial de representación de la cultura y las artes de nuestro país en el extranjero . Alejandro había estado antes como director del Instituto de Cultura del Distrito Federal, dónde promovió, entre muchas otras iniciativas, los "libroclubes" (clubes de lectores que se formaban en los barrios con donaciones de volúmenes, en donde se hacían lecturas en voz alta y otras actividades encaminadas a fomentar el gusto por los libros). Alejandro mismo participaba en un club llamado "Las Auras", donde, acompañado a veces de otros amigos leía de todo y para todos. Ahora recuerdo haber sido testigo asombrado hace años de como, en Madrid, Alejandro, en un despliegue de virtuosismo, leyó (o debiera decir "interpretó") en dos jornadas inolvidables la obra "Los Empeños de una Casa" de Sor Juana ¡¡¡el soliiito, tú!!!... Todos los personajes del divertido enredo de nuestro Siglo de Oro Mexicano desfilaron por la voz, cara y manos del Alejandro actor-lector que nos mantenía atentísimos y a veces partidos de risa en nuestras sillas.

SE ESTÁ TAN BIEN AQUÍ, era el "tercero de la tarde", así que escuchamos con atención las presentaciones que le precedían: "De madrugada, entre la sombra, el viento", de José-Miguel Ullán y "Mi vida con la perra" de Francisco Hernández. Pero debo confesar que por momentos me distraje, hojeando SE ESTÁ TAN BIEN AQUÍ, que Kico le había pasado a Isabel y al que yo me apunté tercero para degustar, aún antes de ser leídas por su autor, algunas líneas. Un Aura, entrañable y sencillo, diáfano, directo (pero no por eso falto de ternura en lo cotidiano), volvió a emocionarme desde el papel cómo el noviembre pasado, en que nos dio un adelanto del libro en la inauguración de una biblioteca con su nombre en México, D.F. Pero ya me urgía escucharle de viva voz recitar su propia poesía, así que no leí más, para recibirla otra vez frente a frente, de boca a oído, de manos a ojos, de asombro a asombro. Julio Trujillo hizo una bellísima presentación de Alejandro y su libro, que merece la pena leer. Aquí les dejo el link para que la miren:
En un momento de su intervención, Trujillo confesó su afición por el blog de Alejandro, sacando un rollo de cartulina que extendió sobre su cabeza, con el nombre bien clarito: http://alejandroaura.blogspot.com
Me encantó el detalle, pues quitó la solemnidad que, un poquito, comenzaba a aposentarse sobre mi cabeza.
Ahí, que me emociono, justo antes del inicio de la intervención de Ale... y que pienso "esto, ya que estamos, va por supuesto para el blog" y que me acerco, según yo discretamente, a hacer una foto por el lado donde estaba Alejandro... pero me pilló... justo cuando hacía "click" (y eso que desactivé el flash para no ser "cantoso") Se giró hacia mi con amplia sonrísa y dijo "¡llegaastee!" y yo (por dentro) "¡tragame tierra!" Me debo haber puesto de mil colores, pero fue "peor" cuando un segundo después Alejandro explicaba: "Éste es Marcelo Galván. Es de los que les dices la hora y el lugar y te contestan `Estoy en otro continente, pero si puedo llego´ ¡Y llega!. Gracias por estar aquí". Y yo turbado, pero muy emocionado por el cariño de Alejandro hacia un servidor, hecho evidente en tan "bancario lugar" -como él mismo llamó al recinto donde estabamos-: "Gracias a tí".

Y no puedo dejar de decir "gracias", pues la lectura de Alejandro, el libro, las palabras mismas de su autor y la forma en que las dice, son todavía, -días después- un bálsamo de gusto por la vida y regocijo en el recuerdo de esos dos breves encuentros que tanto en D.F. como en Madrid he vivído. Ayer, en su blog, mencionaba la anécdota con entusiasmo; lo cuál me halaga y me conmueve. Desde aquí, en Madrid, donde también se está tan bien, vaya un abrazo emocionado y un homenaje a Alejandro Aura y su nuevo libro.

No se pierdan SE ESTÁ TAN BIEN AQUÍ. Alejandro nos dice que los interesados en España, pueden dirigirse a la librería Hiperión, porque ahí le dijo Ernesto Lumbreras, el editor responsable, que había dejado ejemplares para su venta.

¡Vale mucho la pena!

2 comentarios:

MRevenga dijo...

Pues como bola de billar, de emoción en emoción. Me emociona leer tu blog, que me recuerda la emoción del martes, de Alejandro tan feliz, y la emoción que sentí al verte.
Besos emocionados y nos caes por aquí , previo aviso, pues ahora viene días de quimio.

Marcelo Galván dijo...

Mi querída hacedora de Milagros:

Yo también emocionado. "Con la piel al aire" -que se dice-, por muchas cosas que ya les contaré.

Me ha gustado mucho encontrarte visitando este "tu blog" (o sea "tu casa", je, je!)

Sigo por acá un buen rato. Ya os localizaré para acordar vernos.

Por lo pronto, los abrazo con toda la emoción de este nuevo viaje-aventura.

Con cariño neto:

Marcelo

Publicar un comentario